Saltar al contenido
Las Mejores Peliculas seleccionadas para ti.

Películas de Aventuras Antiguas

Las películas de aventura antigua recrean el fondo, el escenario y la gente y las aventuras que a todos nos gustaría hacer.

Cuando pasa cierto tiempo, la línea entre la historia y la leyenda se vuelve un poco difusa y la realidad de las aventuras queda al aire.

Algunas de las pruebas físicas de estos tiempos pasados sobreviven y podemos reconstruir cómo vivía la gente y los retos, aventuras que llevaban a cabo.

La información mundana, como la vestimenta, la arquitectura o el protocolo social cotidiano, a menudo no es suficiente para hacer una película, y ahí es donde puede ocurrir parte de la magia del aventurero.

Películas de Aventuras Antiguas del siglo XX

La película de aventuras antiguas son difícil de definir y elegir, pero la reconoces cuando la ves.

A veces se trata de la búsqueda de la fortuna y la gloria, a veces de la barrida y el espectáculo, y a veces se trata de lo mucho que se tarda y lo lejos que se está del punto A al B.

Y de vez en cuando, hay esa película de aventuras especial que lo tiene todo y que todos deberiámos de ver. 

Espartaco, 1960.

Director: Stanley Kubrick. Con Kirk Douglas, Laurence Olivier, Jean Simmons, Tony Curtis y Peter Ustinov.

Con más de 3 horas de duración, esta película es un maratón, pero vale la pena cada segundo.

La poderosa síntesis de varias historias diferentes de la rebelión del esclavo Espartaco se cuenta con un garbo y una sinceridad raramente igualados hoy en día.

Supongo que la única razón por la que no está más arriba en la lista es que a veces resulta difícil olvidar la actuación tan amanerada y el ritmo medido.

La historia de Espartaco se ha convertido en una inspiración para muchas generaciones de reprimidos, desde los esclavos de la América profunda hasta Karl Marx y Ronnie Reagan.

Una vez más, es la historia de un individuo la que nos atrapa, independientemente de lo que pensemos a su alrededor.

Becket 1964.

Director: Peter Glenville. Con Richard Burton, Peter O’Toole y John Gielgud.

Carteles de películas, películas de sf y fantasía, estos mundos fantásticos

Oh, esto podría haber aparecido en cualquier lugar del top 10.

Las magníficas interpretaciones de Burton y O’Toole nos introducen en el psico-drama de dos amigos que se encuentran en bandos opuestos, sólo que esta vez uno es el Rey de Inglaterra en 1170 d.C., el otro es el jefe de la Iglesia, colocado allí por su amigo, el Rey.

Con temas que resuenan hoy en día (el poder de la iglesia, la hipocresía y los líderes hambrientos de poder) está basada en la brillante obra de teatro de Jean Anouilh y conserva gran parte de su poder.

Lawrence de Arabia, 1962.

Director: David Lean. Con Peter O’Toole, Omar Sharif, Alec Guinness y Anthony Quinn.

Con un guión de Robert Bolt («Doctor Zhivago» y «Un hombre para todas las estaciones»), la atmosférica dirección de David Lean y la presentación de las centelleantes presencias en pantalla de Peter O’Toole y Omar Sharif, ésta es una película magnífica.

Aunque abarca un periodo más moderno que la historia antigua de otras películas de esta lista, aborda el conflicto de civilizaciones y la condición humana, lo que pone de manifiesto el impacto de la guerra que supuestamente puso fin a todas las guerras, la Primera Guerra Mundial.

A pesar de su cinematografía anticuada, sigue siendo una película poderosa que merece ser vista repetidamente.

Elizabeth, 1998.

Director: Shekhar Kapur. Con Cate Blanchett, Geoffrey Rush y Christopher Eccleston.

Estrenada el mismo año que la más alegre Shakespeare in Love (que abarca un periodo ligeramente posterior), Elizabeth ofrece una apasionante visión del mundo renacentista del siglo XVI.

Con sus conflictos entre católicos y protestantes, las maquinaciones de la política de la corte y las maniobras paneuropeas de los reinos papales de España, Francia, Portugal e Inglaterra.

La oscuridad y la firmeza de la Elizabeth de Cate Blanchett y el Wallsingham de Geoffrey Rush ponen de relieve este brutal y crucial período de la historia.

El último mohicano, 1992.

Director: Michael Mann. Con Daniel Day-Lewis, Madeleine Stowe y Russell Means.

Con su trágica mezcla de romance, melancolía y batallas por la supervivencia.

Como aventura, basada en la novela de Fenimore Cooper, su ágil caza a través de la narración ofrece ese raro ejemplo de película que mejora el libro original

El último mohicano suscita brillantes interpretaciones del reparto, que trabaja un guión ajustado y económico. Atrapados entre el gigante de los imperios europeos en guerra (el inglés y el francés) que luchan por la tierra en la nueva América de mediados de 1700.

Podemos sentir el deslizamiento de un antiguo pueblo indígena que se aleja hacia el glorioso atardecer, y su íntima relación con el paisaje se pierde para siempre.

El último mohicano es un réquiem por el fin de una cultura de la humanidad que se ha perdido para todos nosotros, ahora que la tecnología ha potenciado el impacto mortal de la codicia.

Barrabás (1964)

Su objetivo principal es mostrar la vida descarnada y a menudo corta de los gladiadores y esclavos en la antigua Roma, lo cual hace, y una actuación estelar de la diada de Hollywood Anthony Hopkins ciertamente ayuda.

Cuando la epopeya bíblica de la espada y la sandalia era popular, los guionistas buscaban cualquier ángulo que pudieran encontrar para hacer sus propias películas a partir de retazos de las escrituras.

Películas similares como La túnica son grandes ejemplos, pero no se desvían mucho del material original como lo hace esta película.

Para aquellos que no sepan quién es Barrabás, esta película es educativa sin ser un sermón. Esta película no trata de validar la visión del mundo de nadie.

Películas de Aventuras Antiguas del siglo XXI

Alexander, 2004.

Director: Oliver Stone. Con Colin Farrell, Anthony Hopkins y Angelina Jolie.

Ambientada unos 130 años después de la película 300, Alejandro narra la historia del mayor comandante militar del mundo.

Defectuoso, de mente singular y totalmente carismático, fue víctima de su propia propaganda, pero alcanzó un estatus de dios en vida.

La película ha sido muy denostada, pero a menudo por las razones por las que me gusta: extensa, caótica, con infinidad de detalles y algunos momentos emocionales dolorosos para un joven de 25 años que conquista el mundo.

Desde Grecia a través de Oriente Medio hasta que va demasiado lejos y pone a prueba su propia credibilidad en los bosques y ríos de la India.

Troya, 2004.

Director: Wolfgag Petersen. Con Brad Pitt, Eric Bana y Orlando Bloom.

Una película enorme y absorbente que pone al descubierto las guerras mezquinas y llenas de testosterona del mundo antiguo.

Ambientada aproximadamente en el año 1200 a.C., los primeros días de la antigua Grecia, la historia de Helena y Troya es una célebre historia de amor.

Repleta de recelos sobrenaturales, decisiones de borrachera de hombres leales y todopoderosos y el brutal salvajismo de un paisaje dominado por el miedo a los dioses, la guerra y el poder.

La película crea un gran espectáculo y, dejando a un lado las habilidades de lucha un poco absurdas de Brad Pitt en el siglo XXI, ofrece una visión de las mentes del mundo antiguo.

Gladiator, 2000.

Director: Ridley Scott. Con Russell Crowe, Joaquin Phoenix y Connie Nielsen.

Ambientada en el siglo II d.C., Gladiator se basa libremente en temas de la época, pero intenta mostrar la violencia, la corrupción y el caos en el corazón de un Imperio Romano amenazado por todos lados.

La paranoia de la élite gobernante, con sus ecos en las partes desgarradas por la guerra del mundo actual, está en todas partes, pero el personaje de Gladiator consigue mezclar Ben Hur con Espartaco para ofrecer una historia emocionante, ofreciendo el giro inusual de Máximo, venerado comandante de un ejército romano que es castrado, rebautizado y reducido a luchar por su vida en las arenas de gladiadores.

Las resonancias se recogen incluso hoy en día, con paralelismos con 12 años de esclavitud, donde un hombre respetable es arrojado a un sistema que lo atrapa en la esclavitud debido a su color y a sus supuestos orígenes.

Con una interpretación exquisita de Oliver Reed (en su último papel), Russell Crowe se lleva la palma con su presencia ruda y masculina, pero Joaquin Phoenix ofrece un maravilloso retrato de un gobernante inseguro, rencoroso y mezquino.

Alejandro (2004)

Colin Farrell
La mayor parte de las críticas a esta película se centran en el reparto y el guión, pero las representaciones de ciertos acontecimientos, lugares y personas son acertadas para la época.

Por ejemplo, la cariñosa madre de Alejandro, Olimpia, su mentor, el viejo Ptolomeo, y su padre, el rey Filipo.

La película recrea ciertos acontecimientos específicos e importantes que incluyen muchas de las famosas batallas de Alejandro contra el Imperio Persa y misterios históricos más sutiles, como quién asesinó exactamente al rey Filipo y por qué.

El vestuario, las localizaciones, los decorados y otros detalles se han recreado minuciosamente para que parezca real. Lástima que no hayan dedicado ni la mitad de tiempo a los diálogos.

Beowulf (2007)

La versión textual más antigua que tenemos de esta leyenda escandinava data de alrededor del año 1000 de nuestra era, pero la historia en sí es mucho más antigua.

Obviamente, las partes realistas de esta película no son las que incluyen a Grendel o al dragón dorado, aunque estas imágenes aparecen en la historia.

Pero la recreación de una antigua sala de fiestas danesa y otras costumbres relacionadas con el matrimonio y la realeza reflejan las auténticas normas culturales de la época.

Lo singular de esta película es la interpretación del propio personaje de Beowulf, que es tan embaucador y estafador como héroe, un sutil comentario sobre las diferencias entre el mito y la realidad, o en este caso, la leyenda y la historia.